Lo que no se puede hacer en Buenos Aires

Cada cultura tiene sus costumbres, sin embargo, a lo largo de los años, estas han sufrido grandes mutaciones. Muchas acciones que antes no estaban permitidas, hoy se realizan sin asombro en algunas ciudades.

La tecnología trajo aparejado un gran cambio en la sociedad, y como toda novedad también originó su uso incorrecto. El celular es un objeto que ha significado un nuevo avance en lo que se refiere a la cercanía de las personas, entre otras cosas. El problema aparece cuando la gente no puede esperar y lo utiliza indebidamente. Tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como en el resto de las provincias, no se puede hablar por celular mientras se está manejando, ya que no solo es un riesgo para quien maneja por la falta de concentración en lo que hace, sino que también es un riesgo para todas aquellas personas que se encuentran a su alrededor, desde peatones hasta otros automovilistas. Es un hecho que se encuentra sancionado por ley con una multa en caso de cometerlo.

Otra de las dificultades que se viven en la ciudad es la gran cantidad de automóviles que buscan estacionamiento y les resulta una gran dificultad hallarlo. Uno de los lugares donde no se puede estacionar bajo ningún concepto es en las bajadas confeccionadas especialmente para los discapacitados, ya que si algún automovilista decide dejar su auto en estos lugares, le proporciona un gran inconveniente a la circulación, no sólo de las personas que utilizan las sillas de ruedas, sino también a las madres que pasean con sus cochecitos.

no-se-puede
Las reglas de Buenos Aires

Muchas personas son descuidadas en su vida, en especial aquellos que dejan todo tirado en su casa, y este problema cotidiano no se torna diferente al abrir la puerta y salir a la calle. Esto se demuestra usualmente cuando automáticamente estos sujetos tiran papeles en la vía pública o, incluso, arrojan latas por la ventana de un colectivo. Eso no se puede hacer en la ciudad porteña, así como tampoco en ninguna ciudad por el simple hecho de ser respetuosos con los ciudadanos de un lugar. Se provee con tachos de basura a cada esquina para que eso no suceda y, sin embargo, hay personas que lo siguen haciendo, pero no se debe imitar lo incorrecto, por lo tanto no lo hagan.

Otra situación que se da con la basura, es la de dejar las bolsas en postes de luz en lugar de colocarlos en los tachos gigantes que posee la ciudad para tal fin o bien en los pequeños tachitos de cada esquina. Así como también no se debe sacar los residuos de nuestros hogares en horarios que no son los indicados por la gobernación, debido a que el camión de basura tiene determinados horarios para levantarlos. La acción incorrecta, en este caso, también está multada para que todos puedan colaborar con la limpieza porteña.

Además, por una nueva implementación del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, no se puede fumar en espacios cerrados. Si esto sucede, el recinto puede sufrir una sanción por haberlo permitido. Esto significa que aquellos turistas que visitan nuestra ciudad deben tener en cuenta que no se puede fumar en locales, bares, restaurantes, shoppings, casinos, transporte público, etc., ya sea de uso público o privado.

Asimismo, para los que no están al tanto, no se puede vender alcohol o cigarrillos a los menores de 18 años. Esta normativa rige tanto para kioskos como para supermercados o bien para aquellos lugares que se dediquen a la comercialización de estos productos.

Dentro de la misma temática tampoco se puede tomar bebidas alcohólicas en la vía pública. Estas cuestiones son importantes para los que deciden visitar nuestra ciudad, ya que son reglas que se deben tener presentes para evitar pasar un mal momento con alguna autoridad.

Al visitar distintas ciudades se puede tomar conocimiento de la cultura del graffiti: es usual encontrar en el recorrido de los diferentes barrios, paredes pintadas de distintas maneras con aerosol. En muchos lugares de la ciudad, en entidades gubernamentales, así como históricas, existe la prohibición de pintar o colocar carteles en las paredes.

Un hecho que se suele observar por los diferentes barrios de la Capital Federal es la cantidad de deposiciones caninas que descansan a lo largo de las veredas, tiradas por doquier. En un momento se evaluó la posibilidad de sancionar a los dueños de los perros que omiten salir con bolsitas y levantar las heces de sus mascotas, pero, si bien esto no sucede, es algo que no se debe hacer en la ciudad por una cuestión de respeto hacia el prójimo.

Otra de las cosas que no está bien vista, para la mayoría de los porteños, es la falta de respeto que puede tener una persona al escuchar música desde su celular o reproductor de mp3 sin el uso de auriculares en el transporte público. Esta situación puede producir un conflicto entre los pasajeros y es por ello que se debe salir con auriculares para no molestar al resto.

Muchas veces desconocemos determinadas normas de las ciudades que visitamos y siempre es bueno tener en cuenta lo que no se puede hacer para evitar futuros inconvenientes en nuestra estadía o cotidianeidad.

Articulos Relacionados:

Dejar un Comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>