San Telmo

Hablar de San Telmo es hablar de Defensa. Pero no se asusten que no es un barrio que ataca, sino la calle que concentra la mayoría de los atractivos del lugar.

Siempre comienzo mi recorrido en Defensa y Brasil, en unos de los laterales del Parque Lezama. Un amplio espacio verde muy conocido en el sur de la capital, que contiene a grandes y a chicos con un montón de actividades. Lo cierto es que busco una bicicleta y me animo a andar por la barranca y llegar al anfiteatro, esperando ansiosa que una nueva función comience.

Curiosidad: algunos historiadores sostienen que la primera fundación de la ciudad se realizó en el predio que ocupa hoy el Parque Lezama. Más allá de la discusión con los arqueólogos, el imponente homenaje a Don Pedro de Mendoza y la presencia del Museo Histórico Nacional nos convocan a repensar lo sucedido en Buenos Aires.

San Telmo
San Telmo

Continúo recorriendo y accedo a la esquina de Defensa y San Juan, porque allí comienzan los locales de antigüedades. ¡Es increíble la cantidad de objetos de otras épocas en diferentes materiales y con distintos usos que se pueden encontrar! Múltiples galerías abren sus espacios para ofertar muebles, ropa, accesorios y objetos para el hogar. Además, por supuesto, de joyas de todos los años, tamaños y colores.

Caminando con sentido a Plaza de Mayo, se halla a dos cuadras la Plaza Dorrego. Un lugar encantador no solo por los stands de la famosa feria de los domingos, sino también por sus bares que cuentan la historia del tango a los turistas y a los porteños que nos animamos a un café o a una cerveza helada sentados en una mesa al aire libre. La Plaza es escenario de un pasaje de una gran cantidad de personajes: es muy común ver a profesores de español paseando con sus alumnos, a turistas sacando fotos y a habitantes de la ciudad cargados de materiales para vender en los negocios de antigüedades.

Decido cambiar de rumbo, pero unos metros nomás, y entro en la iglesia San Pedro González Telmo. No por religión, sino por historia, recorro sus paredes, su estilo, sus bancos y absorbo aires de reflexión: hay tanto en un único barrio.

Rincón: San Telmo se caracteriza por sorprender. Caminando por la calle uno puede encontrar puertas que no llaman la atención, pero si están abiertas conviene mirar con discreción hacia adentro: enormes patios y escaleras suelen encontrarse reuniendo varias viviendas, detrás de aquella “sencilla” puerta. La arquitectura y los estilos son muy variados y todos llaman poderosamente la atención.

Vuelvo por Defensa y hallo un enorme edificio: el Mercado. Si me sorprendí con lo visto en los locales de antigüedades, mi asombro es mayor. Desde frutas hasta un negocio con artículos de los años 80, desde estolas de piel hasta una esquina de juguetes de antaño: todo sobre calles pequeñas de adoquín. ¡Un rincón hermoso de conocer!

Espectáculo callejero en San Telmo
Espectáculo callejero en San Telmo

Salgo del mercado y un camarero llama mi atención. Una pizzería pequeña y un personaje que quiero conocer. Es conocida por ser una local de comida al paso. Una barra que reúne a vecinos y a turistas, Pirillo se abre como un auténtico valor patrimonial del barrio.

A paso firme, decido continuar. Hay mucho para ver. Las antigüedades se unen a verdaderas tiendas de diseño y voy encontrando reflexiones del pasado, verdades del presente y esperanzas de futuro a cada paso. Sin darme cuenta, me siento a descansar sobre un banco y, al lado mío, Mafalda con su sonrisa y su ingenuidad de historieta me acompaña. Unas cuadras más y llego a Plaza de Mayo.

Menos de veinte cuadras y toda una tarde de sol. Fotos, artistas callejeros, historia, tango, Mafalda y un centenar de rincones que merecen la pena ser vistos y oídos. San Telmo es nostálgico por ser sur, tango e historiador y divertido por su amplia actividad nocturna, su atracción constante y sus recovecos esperando ser descubiertos.

 

Texto: Milagros Schroder

Articulos Relacionados:

Dejar un Comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>