Aires de Buenos Aires

Qué hacer en Buenos Aires suele ser una gran pregunta. Esta ciudad ofrece múltiples ofertas y esto hace difícil la elección, cuando se tienen pocos días para recorrerla. Caminito, la calle Florida, la Plaza de Mayo, Recoleta, los lagos de Palermo, la avenida Corrientes, el Obelisco, el Teatro Colón y Puerto Madero son visitas obligadas para quienes pisan por primera vez la ciudad que nunca duerme.

Lo cierto es que los porteños recorremos otros rincones de Buenos Aires, que nos brindan un espacio donde nos sentimos orgullosos de vivir en esta ciudad. Existen numerosos lugares a los que los turistas no acceden (por tiempo generalmente), pero tienen un atractivo muy interesante.

Primavera en Buenos Aires
Rosedal de Buenos Aires

Algunos, al aire libre, son el Parque Centenario, la placita de Devoto, el Parque Sarmiento. Los dos parques son predios enormes con múltiples atractivos para toda la familia. La plaza en Devoto tiene su encanto por la gran cantidad de familias y grupos de amigos que ocupan sus verdes y pasan divertidas veladas. Estos tres espacios verdes hacen foco en el deporte y proponen circuitos para ejercitar el cuerpo.

Muchos turistas visitan el bar El Federal, en San Telmo, pero desconocen que pertenece a un conjunto de cinco bares que responden a la misma estructura. Es muy interesante y divertido visitarlos para encontrar esas coincidencias. Son bares de época, muy bien atendidos y están distribuidos por distintos barrios, lo que permite recorrer otros rincones de Buenos Aires.

Otro tema que no conocen los turistas es que las compras se dividen por barrios. Si un porteño precisa antigüedades, irá a San Telmo; si precisa repuestos para el auto, visitará la avenida Warnes; si precisa ropa de marca, visitará la avenida Córdoba o la calle Gurruchaga en Palermo, donde encontrará todos los outlets de las mejores marcas de ropa y calzado. Así, cada producto tiene su rincón asignado en Buenos Aires.

Dependiendo la época del año en la que visite Buenos Aires, podrá realizar una u otra actividad. Si tiene la suerte de venir en verano, tiene una diversa gama de parques que proponen diferentes atractivos. Lo más lindo es ir a la Reserva Ecológica a pasear en bicicleta y comer en los carritos de la costanera.

Espacios verdes de Buenos Aires
Espacios verdes de Buenos Aires

En invierno, el teatro es una cita obligada. El calor del escenario brinda un reparo para el viento que se levanta en las calles de esta inmensa ciudad. Los teatros de la calle Corrientes son importantes atractivos, pero esta ciudad tiene teatros independientes distribuidos por todos sus barrios, para brindarnos a todos la mejor opción.

Buenos Aires
Buenos Aires

Otras actividades en Buenos Aires son propuestas por el mismo gobierno que establece la noche de los museos, la noche de las librerías y la noche de las disquerías. Es una propuesta que los porteños aprovechan para tomarse el tiempo y concurrir a lugares que en la rutina cotidiana no puede visitar.

Las actividades al aire libre están sujetas a la estación del año. En verano, los ciudadanos de Buenos Aires la atraviesan para reunirse en las piscinas que abren en la costanera.

En esta ciudad el café es típico. Los porteños si tienen que encontrarse media hora con algún amigo o familiar o conocido lo hacen en un bar. Cada pocos metros se encuentra (¡en todos los barrios!) un café, una confitería, una pizzería que hace de punto de reunión.

Muchos turistas vienen a la capital de Argentina para aprender el español rioplatense. En la gran de cantidad de ofertas aparecen enumeradas las salidas que brindan aprender el español de modo vivencial. Mientras recorren la ciudad, practican el idioma. Esto es bueno para el turista que llega con poco tiempo, porque recorre los puntos clave de la ciudad. Sin embargo, es muy interesante que en esas opciones se solicite conocer los rincones de Buenos Aires no tan turísticos. El español rioplatense está en el seno de esos barrios. El español en su máxima expresión se halla en esas calles de Parque Chas, de Villa del Parque, de Almagro, de Devoto. Buenos Aires tiene cuarenta y ocho barrios que le brindan un espacio mágico y atractivo y la convierten en una de las ciudades más bellas del mundo.

Para aprender español los interesados acuden a diversos cursos en Buenos Aires con diferentes institutos de renombre que contratan, por lo general, desde su país de origen y aquí los reciben. Otros, más jóvenes, acceden a las propuestas que les brindan en los hostels.

El café, un clásico de Buenos Aires
El café, un clásico de Buenos Aires

Una tercera opción se abre a través de los profesores particulares, que se ponen a disposición del turista interesado para enseñarle el español que quiere aprender y mostrarle la ciudad que quiere ver. Un ejemplo de esto es el trabajo que hacen en De corderos y de flores (http://decorderosydeflores.wordpress.com) que otorga un servicio de clases de español especializado y personalizado al extranjero, para que la estadía sea provechosa y la adquisición del lenguaje sea amigable y enriquecedora.

Es difícil explicar en palabras a Buenos Aires. Esta ciudad está cargada de sensaciones que solo se entienden si se viven. El transporte, las comidas, las costumbres, la gente, el “che”, cada detalle se explica por sí solo en la transición de los días. Una ciudad que nunca duerme y que siempre apasiona. Eso es Buenos Aires. Un espacio cargado de vida y de opciones para salir, para conocer, para llenarse de cultura, para luchar, para avanzar.

Articulos Relacionados:

Dejar un Comentario

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>